Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

Publicado: 06 de abril de 2016 Última Revisión: 12 de septiembre de 2017

¿Cómo comunicarse con su médico?

En la mayoría de las ocasiones se acude al médico cuando el dolor se convierte en un síntoma que no podemos manejar. Comunicarnos con el médico dando la información precisa en el menor tiempo posible es una tarea que debemos llevar preparada. Antes de entrar en la consulta piense en sus síntomas, cuándo y cómo le duele, duración del dolor, qué lo desencadena, qué medicación está tomando para el dolor y para otras patologías. LLevarlo por escrito es una buena idea.

Cuando un paciente acude con sintomatología de dolor tratado o no previamente, debe aportar todas las pruebas e informes médicos que le hayan realizado últimamente y que estén relacionados con el dolor: radiografías, análisis, tacs, etc. Es conveniente que pierda el miedo y hable de su dolor con absoluta libertad, respondiendo a las preguntas del médico:

  • ¿Qué te duele?
  • ¿Cómo te duele?
  • ¿Cuándo se presenta el dolor?
  • ¿Con qué frecuencia te duele?
  • ¿Es permanente?
  • ¿Está localizado o aparece difuso en distintas partes de tu cuerpo?
  • ¿Su aparición está relacionada con alguna actividad física o movimiento?
  • ¿Te duele siempre igual o el dolor parece cambiar?
  • ¿Sufres otros síntomas cuando te duele (escalofríos, nauseas, mareos…)?
  • ¿Qué cosas te impide hacer el dolor que hacías antes?
  • ¿Puedes dormir?

Es importante comentar al médico las emociones y sentimientos producidos por el dolor. ¿Cómo afecta a mi vida y cuáles son mis expectativas de curación?

Al salir de la consulta es importante asegurarse de haber aclarado ciertas cosas:

  • ¿Cuál es el diagnóstico? Debes tener claro lo que el doctor cree que te ocurre y si necesitas hacerte alguna prueba más.
  • ¿Por qué sufres dolor? Ten en cuenta que en algunas ocasiones la fuente del dolor crónico es inexplicable, lo cual no debe causarte confusión o desánimo.
  • ¿Cuál es el tratamiento que te propone el médico? ¿Existen otras alternativas? Asegúrate de conocerlas.
  • Y finalmente, sus expectativas de evolución. Al final de la consulta debes tener un objetivo que lograr.

Es muy importante seguir las indicaciones médicas sin hacer cambios. En el caso de que el tratamiento puesto en marcha no funcione o aparezcan efectos secundarios, no dude en concertar una nueva cita para confeccionar otro tratamiento. La confianza en los médicos es la clave fundamental para alcanzar la mejoría.

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE