Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

Publicado: 15 de junio de 2017 Última Revisión: 18 de septiembre de 2017

El dolor en el arte (I): Introducción. Arte Egipcio

En la prehistoria la representación del dolor se limitaba a los animales a los que se deseaba cazar. Existen mínimas representaciones de humanos sufriendo dolor ya que este se identificaba como un castigo divino. En culturas como la Egipcia las representaciones de la enfermedad, el dolor y las opciones terapéuticas que utilizaban comienzan a materializarse en los papiros y los jeroglíficos que adornan sus construcciones. Aunque el dolor y la enfermedad se seguían interpretando dentro del ámbito de la divinidad, ya demostraban habilidades en el tratamiento y analgesia de diversas enfermedades mediante del uso de las plantas y ciertas terapias quirúrgicas.

El término dolor, además de ser una reacción de nuestro cuerpo a un daño o enfermedad, también se experimenta como un sentimiento de pena y congoja, de manera que se convierte en una aflicción o sufrimiento interno.

El dolor representado en el arte es uno de los temas más fecundos, pues el ser humano, artista o no, en algún momento de su vida ha conocido de cerca o de lejos el dolor, y si es artista indiscutiblemente repercutirá en su obra, en su explicación personal o como un motivo más de su capacidad para explicar algún tipo de dolor vivido. 

En el mundo antiguo existen pocas manifestaciones artísticas sobre el sufrimiento del ser humano por dolor. En las pinturas rupestres utilizadas para pedir a los dioses caza en abundancia, se han descubierto escenas de lesiones, mutilaciones y muerte. El dolor unido al sentimiento del pecado se ve aparecer poco a poco en las grandes mitologías antiguas.

La primera manifestación literaria que está unida a la interpretación que da el hombre del mundo es el mito y dentro de éste, el dolor ocupa un lugar importante. Por ejemplo, en el mito de Prometeo, en el que se expresa el castigo de los dioses ante la desobediencia del héroe por ayudar a los hombres entregándoles el secreto del fuego. Prometeo aparece en la mitología clásica como iniciador de la primera civilización humana, así que el dolor está no solamente en la prehistoria del hombre, sino también desde los inicios de la civilización. De entonces no quedó expresión pictórica, en cambio, quedaron algunas obras escultóricas que expresan el dolor de manera elocuente, como es la estatua de Laocoonte, sacerdote de Apolo en Troya, ahogado con sus hijos por 2 serpientes monstruosas.

En el Fedón, de Platón, el autor intenta mostrar cómo dolor y placer nacen uno del otro. Esta obra que se considera una de las más hermosas de este autor, nos muestra cómo Sócrates muere en medio de sus amigos consolándolos de sus penas y haciéndoles una demostración magnífica de la inmortalidad del alma. Algunos filósofos sostienen que sólo el dolor es real y el placer no es más que su ausencia, siempre provisional. “Dolor, no eres un mal”, es la máxima de los estoicos, que son indiferentes al placer y al dolor. Por ello su divisa fue: “Sufre y abstente”, que se atribuye al filósofo Posidonio.

La representación del dolor no pasó inadvertida para el drama y su representación escénica. Como se sabe, el nacimiento del teatro está unido a la tragedia y por tanto a los mitos. Entre los griegos existía una máscara utilizada para representar el dolor. Las clásicas obras de Eurípides nos muestran personajes patéticos sacudidos por el dolor y las pasiones como “Medea”, “Electra” y otras heroínas. El sentimiento del dolor en la lírica queda expresado con la consagración de un género que es la elegía, donde la composición poética se caracteriza por ser de asunto triste.

ARTE EGIPCIO

Una de las primeras manifestaciones del tratamiento de la enfermedad y el dolor ligado a ella con los papiros y jeroglíficos egipcios. El primer texto médico sobre métodos contraceptivos se halló en los papiros Kahun, donde se encontraban consejos y prescripciones como el empleo de estiércol de cocodrilo mezclado con una pasta que servía como vehículo o los compuestos que derivan del árbol de la acacia como un efecto inmovilizador de los espermatozoides.

En el siglo XIV a.C. se fabricaban condones con la vejiga de animales como medio de control de la natalidad. En algunos papiros se incluyen varias recetas de anticonceptivos intra-vaginales, con ingredientes como resina de acacia, leche agria y espigas de acacia.

  • Papiro Ebers. Es el papiro médico más importante, mide 20.25 m de largo y 30 cm de ancho, escrito en 108 columnas, hierático y se encuentra en la Librería de la Universidad de Leipzig. Representa la mejor fuente de información sobre medicina egipcia de la que se dispone. Cuenta con invocaciones a divinidades y fórmulas previas, enfermedades internas, oculares, cutáneas, de las extremidades y prescripciones diversas. Dinastía XVIII. Posiblemente tebano. Parece que el papiro fue encontrado entre las piernas de una momia en una tumba de Assasif y vendido a Edwin Smith por un comerciante egipcio en 1862. Posteriormente fue adquirido por el egiptólogo alemán George Moritz Ebers, a quien debe su nombre, en 1872.
  • Papiro Edwin Smith: El Edwin Smith Surgical Papyrus (papiro quirúrgico de Edwin Smith) se supone que fue redactado en las 4 primeras dinastías, por la gramática y la sintaxis propias del Reino Antiguo. Lo que nos ha llegado es una copia posterior probablemente del siglo XVII A.C. Sorprende lo poco que interviene la magia en este texto y lo empírico de sus deducciones. No se buscan causas externas de tipo mágico sino que se centran en la observación de tipo empírico-científico. Este papiro es la base de los tratamientos quirúrgicos. 17 páginas en el recto y 5 en el reverso. Fue puesto a la venta por Mustafa Agha en 1862 y adquirido por Edwin Smith. A su muerte, su hija lo dona a la Sociedad de Historia de Nueva York. Dinastía XVIII. Encontrado en Tebas. Comienza con la descripción y tratamiento de contusiones, heridas y fracturas de los huesos craneales, explicados de una forma sistemática. Además se han incluido 8 encantamientos y plegarias, junto con recetas para la fabricación de cosméticos, finalizando con una prescripción para patología anal. Sorprende como la medicina egipcia nuncá sobrepasó la actitud y la mentalidad independiente que refleja este papiro. Y eso que nos referimos a las primeras dinastías, época en que se supone que el pensamiento mágico-mitificador estaba por encima de la actitud de tipo científico. Lo que demuestra en parte el alto grado de desarrollo intelectual de aquella época.

Los egipcios llamaban a los médicos Sun-Nu, que significaba “el hombre de los que sufren o están enfermos”. La medicina y la magia estaban íntimamente unidas, la enfermedad era el resultado de la intervención de genios malos, de humanos mal intencionados o de otras divinidades. No obstante, los egipcios fueron destacados farmacólogos. Entre los remedios más usados se menciona a la cebolla, ajos, cerveza, higos, semillas de lino, hinojo, mirra, áloes, azafrán, opio, el cilantro, algarrobo, la resina de acacia, la cebada asada, la lechuga. Usaban el café y el cacao como estimulantes.

El uso de purgantes era muy frecuente. Mascaban corteza de sauce, que contiene propiedades similares a la aspirina y se cree que utilizaban también miel como antiséptico local en las heridas abiertas para matar bacterias.

Hace más de 3 000 años la civilización egipcia conservaba la placenta después del parto, para hacer remedios médicos.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Alex Vargas, Marcelo López, Claudio Lillo, María Josefina Vargas. El papiro de Edwin Smith y su trascendencia médica y odontológica. Rev Med Chile 2012; 140: 1357-1362.
  2. José Ramón Vallejo Villalobos, et al. La historia de la fitoterapia en Egipto: un campo abierto a múltiples disciplinas. Medicina Naturista, 2009; vol.3 n.2: 101-105.

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE

Contenidos relacionados

El dolor en la historia (I): Civilizaciones antiguas

ver más

#HistoriaYDolor

El dolor en la historia (II): Grecia y Roma

ver más

#HistoriaYDolor

El dolor en la historia (III): China

ver más

#HistoriaYDolor