Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

Publicado: 04 de abril de 2016 Última Revisión: 02 de mayo de 2017

Dolor de espalda

La espalda está conformada de tal manera que sirve de soporte a la cabeza y al tronco del cuerpo, proporcionando además flexibilidad y movimiento. Supone el soporte estructural de un complejo sistema de músculos, estructuras óseas y nerviosas que convierten a la espalda en una zona corporal de especial riesgo de dolor.

El comúnmente llamado dolor de espalda, tiene causas que van desde malformaciones, lesiones y desgastes de la estructura de la columna vertebral, al mal funcionamiento de la musculatura de la espalda, pasando por infecciones, enfermedades renales o digestivas, enfermedad reumática, disfunción del sistema nervioso (dolor neuropático) y, excepcionalmente, tumores. Dependiendo de su causa, se clasifica como dolor de espalda mecánico y dolor de espalda inflamatorio.

Habitualmente el dolor de espalda es mecánico, cuando es producido por un movimiento corporal lesivo, contusión o accidente, aunque es el de origen inflamatorio el que mayor dificultad de tratamiento supone. Una de cada cinco personas presenta dolor lumbar de al menos tres meses de duración.1 Diversas situaciones como la edad o el embarazo, determinan qué factores de riesgo pueden ser más relevantes.

Factores de riesgo:

  • La edad. El dolor puede comenzar entre los 30 y 40 años de edad.
  • Sedentarismo o mala condición física.
  • Sobrepeso. El exceso de peso es una causa de sobreesfuerzo para la espalda y por tanto causanse de dolor.
  • Factores hereditarios. Enfermedades con componente hereditario como la espondilitis anquilosante, algún tipo de artritis o cáncer que afecta a la columna vertebral, son causantes de dolor.
  • Actividad profesional. Tanto actividades profesionales que suponen esfuerzos o cargas de peso, como la actividad sedentaria de una labor administrativa, pueden provocar dolor de espalda.
  • Fumar. La tos de los fumadores puede provocar dolor de espalda. Los fumadores tardan más tiempo en recuperarse, así que el dolor de espalda podría cronificarse

Causas mecánicas del dolor de espalda:

  • Discos lesionados
  • Espasmo
  • Tensión muscular
  • Hernia discal
  • Esguinces
  • Fracturas
  • Accidentes
  • Caídas

Otras causas del dolor de espalda:

  • Escoliosis
  • Espondilolistesis
  • Artritis
  • Estenosis lumbar Embarazo
  • Piedras en los riñones
  • Infecciones
  • Endometriosis
  • Fibromialgia

¿Cuándo consultar con el médico?

Es recomendable consultar con el médico cuando el paciente tenga los siguientes síntomas:

  • Adormecimiento o cosquilleo en la espalda o extremidades
  • Dolor intenso que no se alivia con descanso
  • Dolor resultante de una caída o lesión
  • Dolor acompañado de uno de los siguientes problemas:
    • Dificultad para orinar
    • Debilidad
    • Fiebre
    • Pérdida de peso sin estar a dieta

Diagnóstico y tratamiento del dolor de espalda

El diagnóstico consiste en el repaso del historial clínico y un examen físico, además de pruebas complementarias como:

  • Radiografías
  • Resonancia magnética
  • Tomografías computarizadas
  • Análisis de sangre.

El tratamiento para el dolor de espalda dependerá del tipo de dolor que padezca.

Tratamientos farmacológicos

  • Analgésicos, medicamentos contra el dolor. Algunos, tales como el acetaminofeno o la aspirina, se pueden comprar sin receta. Otros requieren receta médica.
  • Analgésicos tópicos como cremas, ungüentos y bálsamos que se aplican a la piel sobre el lugar donde siente dolor.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE, o en inglés, NSAID’s), que reducen el dolor y la hinchazón. Entre los AINE se incluyen medicamentos sin receta tales como ibuprofeno, ketoprofeno y naproxeno con sodio. Su médico puede recetarle otros AINE que sean más fuertes.
  • Se pueden recetar relajantes musculares o ciertos antidepresivos para algunos tipos de dolor de espalda, pero éstos no funcionan para todos los tipos de dolor de espalda crónico.

Tratamientos no farmacológicos

  • Compresas calientes o frías (o ambas): Las compresas calientes o frías pueden aliviar la rigidez y el dolor de espalda. El calor reduce los espasmos musculares y el dolor. El frío ayuda a reducir la hinchazón y adormece el dolor profundo. Usar compresas calientes o frías puede aliviar el dolor, pero este tratamiento no corrige las causas del dolor de espalda crónico.
  • Ejercicio: El ejercicio adecuado puede aliviar el dolor de espalda crónico, pero debe evitarlo en casos de dolor agudo. Su médico o fisioterapeuta puede recomendarle ejercicios adecuados para su caso.
  • Cambios de conducta: Se puede aprender a levantarse, empujar y tirar cualquier cosa sin esforzar tanto la espalda. Hacer cambios en la forma en que hace ejercicios, descansa o duerme, también puede ayudar a disminuir el dolor de espalda. Dejar de fumar y llevar una dieta saludable también es muy recomendable.
  • Tratamientos de medicina alternativa y complementaria: Cuando el dolor de espalda se vuelve crónico o cuando otros tratamientos no lo alivian, algunas personas prueban tratamientos complementarios y alternativos. Los más comunes son:
    • Manipulación. Un profesional utiliza las manos para ajustar o dar masaje a la columna vertebralo el tejido arededor de éste
    • Estimulación eléctrica transcutánea. Una pequeña caja colocada sobre el lugar donde siente dolor envía pulsaciones eléctricas leves a los nervios.
    • Las investigaciones han demostrado que este tratamiento no siempre es eficaz para aliviar el dolor.
    • Acupuntura. Esta práctica china usa agujas delgadas para aliviar el dolor y devolver la salud. La acupuntura puede ser eficaz cuando se utiliza como parte de un plan integral de tratamiento para aliviar el dolor de espalda.
    • Acupresión. Un terapeuta ejerce presión sobre ciertos puntos del cuerpo para aliviar el dolor. La acupresión como tratamiento contra el dolor de espalda no se ha estudiado lo suficiente.
  • Cirugía: La mayoría de las personas con dolor de espalda crónico no necesita cirugía. Sólo se utiliza la cirugía cuando otros tratamientos han fracasado. Se podría necesitar cirugía en casos de:
    • Discos herniados. Cuando uno o más de los discos que separan los huesos de la columna vertebral están lesionados, el centro gelatinoso del disco podría tener escapes, lo cual causa dolor.
    • Estenosis espinal. Esta condición hace que el canal espinal se estreche.
    • Espondilolistesis. Ocurre cuando se disloca uno o más de los huesos de la columna vertebral. 
    • Fracturas vertebrales. Los golpes en la columna vertebral o la osteoporosis pueden causar fracturas.
    • Enfermedad degenerativa de los discos. A medida que envejecen, algunas personas pueden sufrir lesiones en los discos, lo cual puede causar dolor intenso.

En raras ocasiones, es necesario someterse a una cirugía de inmediato para aliviar el dolor y prevenir otros problemas. La cirugía será considerada cuando el dolor de espalda es causado por un tumor, una infección o el síndrome de cola de caballo (cauda equina) que causa problemas con la raíz de un nervio.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Airaksinen O, et al. Capítulo 4. European guidelines for the management of chronic nonspecific low back pain. Eur Spine J. 2006;15(Suppl.S192–S300.)
  2. https://www.niams.nih.gov/Portal_En_Espanol/Informacion_de_salud/Dolor_de_espalda/default.asp

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE

Contenidos relacionados

Lumbalgia y Dolor lumbar

ver más

#DolorCrónico

Ciática

ver más

#DolorAgudo

¿Qué es una Unidad de Dolor?

ver más

#DolorCrónico