Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

DOLOR INFANTIL-2000x400

Publicado: 06 de abril de 2016 Última Revisión: 01 de septiembre de 2017

¿Qué es el dolor infantil?

El dolor en niños, al igual que en adultos, afecta a todos los niveles. Su impacto y extensión alcanza varios grados: emocional, social, económico y laboral, afectando también a familiares que se ven involucrados en esta realidad. Según el Profesor Jordi Miró, director de la Cátedra de Dolor Infantil Universidad Rovira i Virgili-Fundación Grünenthal, se calcula que en torno al 30% de los niños experimenta algún tipo de dolor crónico; en los más pequeños es más común que se infravalore su malestar considerando su dolor como una cuestión asociada al crecimiento.

El 40% de los niños hospitalizados sienten dolores a diario. Así se pone de manifiesto en el "Estudio sobre el dolor en niños hospitalizados" realizado en 2012 por la Fundación Antena 3 junto a la Fundación Grünenthal, con el fin de dar a conocer en profundidad los aspectos más sociales del dolor en la infancia.

En este estudio también se desprende que el 62% de los niños, cuando conocen previamente qué les va a pasar, esa tranquilidad les hace amortiguar el dolor. Sin embargo, sólo la mitad de los niños ha sido informada sobre la posibilidad de sentir dolor durante su estancia en el hospital, según se destaca en él. Las inyecciones (pinchazos, punciones, etc.) son las prácticas hospitalarias que despiertan más miedo entre los niños y las reacciones instintivas que originan son "sudor de manos", "dolor de tripa" y diferentes estados nerviosos.

Los niños perciben que, cuando piden ayuda, no siempre reciben medicación inmediata y eficaz, lo que les aumenta la sensación de dolor.

Un dato reseñable es que la madre, dentro de los familiares, sigue siendo la principal acompañante (69%) del niño hospitalizado, por encima del padre (20%) y los abuelos (5%).

Los recursos que utilizan los más pequeños frente al dolor son fundamentalmente: distracción (incluso dormir), petición de ayuda y relajación. Cuando sienten dolor, el 39% de los niños piensa "estoy mal", el 35% lo interpreta como que "se está curando" y apenas el 15% asocia ambos conceptos.

Además, uno de cada tres niños se considera "algo preocupado", uno de cada cuatro con "algo de miedo" o triste; uno de cada ocho se siente "algo enfadado". Pero en general, los más pequeños se sienten anímicamente bien durante su estancia en el hospital, dicen estar a gusto con el personal del hospital porque son cercanos y cariñosos, suelen vivir su estancia en el hospital como algo pasajero y valoran su parte lúdica y social (voluntariado, aula hospitalaria, actividades, relacionarse con otros niños…). Los niños que ya han sido hospitalizados en varias ocasiones perciben la hospitalización, el dolor y su relación con el personal del hospital, de una manera diferente y sobretodo más positiva.

Destaca con un 94% que lo que más gusta del hospital es el trato recibido (sobre todo a los niños ingresados con anterioridad), la televisión (los de primer ingreso), el colegio y los juegos; lo que menos gusta son los pinchazos y la comida (sobre todo a aquellos sujetos a un tratamiento periódico).

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cátedra del dolor infantil.
  2. Estudio sobre el dolor en niños hospitalizados. Fundación Antena 3 y Fundación Grunenthal.

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE