Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

Publicado: 03 de abril de 2016 Última Revisión: 19 de septiembre de 2017

¿Qué es el dolor isquémico?

El dolor isquémico es un gran desconocido para el paciente. En multitud de ocasiones identificamos un dolor en las extremidades cuya causa no sabemos definir por no recordar ningún golpe. Puede llegar a tratarse de un dolor cuya causa es la disminución de sangre en esa zona que manifiesta dolor. Identificar el dolor isquémico es un reto para el paciente y también para el médico. En España, alrededor de 1.600.000 personas laboralmente activas presentan algún grado de isquemia crónica de miembros inferiores.1

Una isquemia es una disminución del flujo sanguíneo en una parte del organismo. Esta situación provoca una lesión, ya que se reduce el aporte de oxígeno y de nutrientes necesarios que llegan a través de la sangre.2

El dolor isquémico es el dolor causado por la isquemia, la disminución del suministro de sangre a una región como la pierna o el corazón.2

El tejido afectado no recibe suficiente oxígeno y nutrientes, y el dolor es una señal de advertencia de que las células están en problemas. Las sensaciones asociadas con dolor isquémico pueden variar, pero tienden a ser muy intensas.2

El dolor puede ser agudo y punzante. Los pacientes por lo general tienen una sensación de opresión y ardor. Pueden tratar de moverse, pero el dolor se vuelve más intenso y los músculos pueden tener espasmos. A veces el dolor isquémico puede llegar a ser insoportable para el paciente y puede ser recurrente, lo que conduce a dolor crónico.2

En el dolor de los pacientes diagnosticados de isquemia arterial periférica, se ha de tener en cuenta que el dolor es un síntoma principal por el que se acude al médico y a través del cual se realiza el diagnóstico.

La isquemia es la detención o falta de circulación sanguínea en un tejido u órgano. Los vasos arteriales pueden ser de tamaño largo (aorta, carótida, troncos braquiocefálicos, etc.), de tamaño medio (ramas de las anteriores, fuera del tórax y abdomen) y de tamaño pequeño (microcirculación: con las arteriolas y capilares).2

La enfermedad arterial isquémica aterooclusiva se asocia con unos factores de riesgo evidentes, como el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión, la dislipemia y la hiperviscosidad sanguínea, entre otros.2

Suele afectar a las extremidades inferiores, pero también aparece en las superiores.2

La isquemia vascular periférica es una de las manifestaciones de la enfermedad vascular periférica, la cual engloba un concepto más amplio de patologías vasculares diferentes.2

  • Patología arterial. Arterioesclerosis, embolias, trombosis, traumatismos, aneurismas arteriales.
  • Patología venosa y linfática. Oclusión aguda venosa, enfermedad venosa profunda, oclusión venosa crónica, síndrome postraumático y posflebítico, síndrome varicoso, linfedema.
  • Úlceras vasculares. Por arteriosclerosis, tromboangeítis, hipertensión o diabetes.
  • Secuelas posquirúrgicas. Dolor del muñón y del miembro fantasma, síndrome de revascularización o compartimental, neuropatía y cirugía de varices.

El dolor por isquemia arterial periférica puede presentarse de las siguientes formas:2

  • Dolor agudo. En forma de reciente comienzo, con duración limitada y temporal, y en relación con la enfermedad. Su aparición conlleva la puesta en marcha de todos los cambios endocrinometabólicos como respuesta al estrés, además de cambios psicológicos como ansiedad, insomnio, etc. Siempre conlleva una respuesta individual, multifactorial, influenciada por el nivel cultural y los acontecimientos previos vividos. Por sus características se puede presentar como neuropático agudo, con una incidencia del 1-3%, el cual aparece sobre todo en cirugía y tras el traumatismo.
  • Dolor crónico. Cuando persiste más de 3-6 meses. El tratamiento del dolor por isquemia periférica ha de ser rápido, eficaz y específico ya que si no se trata puede implicar el riesgo hacia formas de dolor de tipo crónico.
  • Dolor nociceptivo, que a su vez puede diferenciarse en:
    • profundo, referido a tejidos musculares, exacerbado con el ejercicio;
    • superficial, generado en las úlceras.
  • Dolor neuropático. Es un dolor de reposo, frecuentemente referido a zonas superficiales del miembro.

La isquemia arterial periférica puede ser el resultado de diversas enfermedades que afectan la vascularización de los miembros, generando dolor, discapacidad y deterioro de la calidad de vida del paciente, y en los casos de isquemia crítica produciendo una considerable morbimortalidad y dolor crónico.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Dr. Gabriel España Caparrós . Estudio de la Incapacidad Laboral por Enfermedades Cardiocirculatorias. Instituto Nacional de Medicina y Seguridad del Trabajo, 1998.
  2.  M.J. Orduña González, C. López Carballo, E. Camblor Suárez y M. López Rouco. Tratamiento epidural del dolor en la isquemia vascular periférica (I). Rev Soc Esp Dolor. 2009;16(2):101-111.

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE