Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

Publicado: 06 de abril de 2016 Última Revisión: 20 de septiembre de 2017

Ejercicio contra el dolor

La rehabilitación en medicina es definida por la OMS como «el conjunto de medidas sociales, educativas y profesionales destinadas a restituir al paciente minusválido la mayor capacidad e independencia posibles» y como parte de la asistencia médica encargada de desarrollar las capacidades funcionales y psicológicas del individuo y activar sus mecanismos de compensación, a fin de permitirle llevar una existencia autónoma y dinámica. El objetivo se mide en parámetros funcionales, en el restablecimiento de su movilidad, cuidado personal, habilidad manual y comunicación.

Son muchas las técnicas utilizadas en rehabilitación para la mejora de distintos tipos de dolor:

  • Estiramientos: dirigidos por un fisioterapeuta. Se ajustan a la evaluación inicial donde el personal médico revisa las condiciones físicas y las lesiones del paciente con dolor crónico.
  • Eficiencia doméstica: el terapeuta repasa las tareas domésticas que normalmente realiza el paciente. Después le enseña cómo debe realizarlas correctamente para reducir el esfuerzo necesario, acabar antes, evitar que empeore alguna de sus lesiones, o incluso enseñándole a realizar algunas de ellas como si fueran ejercicios de rehabilitación del dolor crónico. Debe aprender la postura correcta a la hora de sentarse y levantarse, los descansos que tiene que hacer y cómo tiene que hacerlos cuando efectúa tareas repetitivas, cómo puede coger y utilizar una fregona o un cepillo de barrer de forma más saludable, cómo entrar y salir de un vehículo sin empeorar una lesión cervical, que causa dolor crónico en el cuello o la espalda, cómo vestirse sin hacerse daño, hacer la cama, o desempeñar cualquier trabajo que realice el paciente con dolor crónico.
  • Rehabilitación física: durante el tratamiento del dolor crónico los fisioterapeutas enseñan al paciente a respirar adecuadamente durante el ejercicio, y a fortalecer, estirar y relajar el cuerpo, incidiendo sobre todo en la parte donde sienten dolor. Además, se aseguran de explicar al paciente qué movimientos deben realizar con cuidado en su vida normal y cuáles no deben hacer.
  • Rehabilitación a través del ocio: los terapeutas enseñan al paciente a incluir actividades de ocio y entretenimiento entre sus tareas normales. Además les enseñan a mejorar su capacidad para relacionarse con los demás y establecer nuevas actividades mientras se divierten.
  • Actividades adicionales: cualquier actividad que pueda ayudar al paciente durante el tratamiento del dolor crónico y posteriormente en su vida normal. Desde clases de Pilates a sesiones de yoga, masajes, ejercicios para calmarse, gestión del nerviosismo, y muchas otras, de entre las cuales el terapeuta ayudará al paciente a elegir las que más necesita y mejor se adaptan al dolor crónico.
  • Terapia grupal: reuniones de grupo con otras personas que sufren dolor crónico. Los pacientes comparten sus emociones y encuentran la comprensión de otras personas que entienden su sufrimiento. El apoyo recíproco entre los participantes en el grupo de apoyo motiva a los pacientes para esforzarse durante el tratamiento del dolor crónico en los centros de rehabilitación. A veces también se recibe a expertos que dan discursos explicando temas de interés para los pacientes sobre el manejo del dolor crónico.

Aparte de las terapias basada en los ejercicios los rehabilitadores complementan los procesos con técnicas mecánicas como:

  • Crioterapia: consiste en la aplicación de frío en la zona afectada.
  • Electroterapia: consiste en la aplicación de determinados estímulos físicos generados por una corriente eléctrica, que consigue desencadenar una respuesta fisiológica, que va a provocar un efecto terapéutico.
  • Ultrasonoterapia: se basa en la aplicación de vibraciones sonoras superiores a 20.000Hz. Siempre teniendo en cuenta la fase en la que se encuentra la patología, el ultrasonido se utiliza para el tratamiento de partes blandas: reabsorción de edemas, lesiones ligamentosas, tendinitis, capsulitis, lumbalgias, ciáticas
  • Termoterapia: consiste en la aplicación de calor en diferentes grados con fines terapéuticos
  • Cinesiterapia: tratamiento a través del movimiento. Es la base de la rehabilitación. Esta técnica la podemos dividir en dos partes:
    • Cinesiterapia pasiva es la técnica en la que el paciente no participa voluntariamente en el movimiento. Estimula los tejidos afectados y ayuda a mejorar la amplitud de movimiento de las articulaciones. Evita atrofias musculares, aumenta el riego sanguíneo y agiliza el proceso de recuperación.
    • En la cinesiterapia activa el paciente participa con movimientos voluntarios.

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE

Contenidos relacionados

Técnicas de relajación contra el dolor

ver más

#DolorCrónico

Yoga y dolor

ver más

#ActividadYDolor

Actividad diaria y dolor

ver más

#ActividadYDolor