Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

Publicado: 05 de abril de 2015 Última Revisión: 18 de septiembre de 2017

Embarazo y dolor

Durante el embarazo el cuerpo sufre un proceso de cambios orgánicos y hormonales que causa molestias estructurales en el organismo de la mujer que pueden producir dolor.

El dolor durante el embarazo debe tratarse bajo un estricto control médico. La mujer no debe automedicarse sin consultar primero con su ginecólogo o su médico de atención primaria. Es más, cuando se verifica el embarazo, la mujer debe consultar antes de padecer dolor, a qué fármacos y en qué dosis puede recurrir para su alivio. Estar preparada es fundamental.

Además de posibles dolencias ya existentes antes del embarazo, existen molestias típicas como:

1.- Dolor de cabeza

Los dolores de cabeza son comunes durante el embarazo. Este tipo de dolor puede ser un signo de preeclampsia (presión arterial alta durante el embarazo). Si los dolores de cabeza empeoran y no desaparecen con facilidad cuando se descansa o se toma medicación, especialmente hacia el final del embarazo, comentelo con su médico. Aparte de la medicación, las técnicas de relajación pueden ayudar.

2.- Dolor abdominal

El dolor abdominal durante el embarazo puede ser una parte normal del proceso mientras que su cuerpo cambia para dar cabida a su bebé en crecimiento:

  • Dolor del ligamento redondo: esto puede ser caracterizado por un dolor agudo y punzante al cambiar de posición, o también puede ser un dolor sordo y persistente. El dolor del ligamento redondo es causado por los dos ligamentos grandes que se extienden desde el útero a la ingle. A medida que el útero crece, estos ligamentos se estiran y crean malestar. Este dolor es generalmente reportado en el segundo trimestre y se considera inofensivo.
  • Gases y estreñimiento: los gases durante el embarazo son causados por el aumento de los niveles de progesterona. A medida que esta hormona se libera, su tracto digestivo se retrasa, lo que hace que los alimentos viajen más lentamente. Bebiendo mucha agua, comiendo alimentos ricos en fibra, el ejercicio y el uso de ablandadores de heces, son excelentes maneras de combatir el exceso de gases y el estreñimiento.
  • Contracciones de Braxton Hicks: a veces etiquetado como “contracciones de práctica”. Las Braxton Hicks son más una molestia leve que un riesgo para usted o su bebé. Muchas mujeres reportan que las Braxton Hicks se sienten como un endurecimiento de los músculos del estómago, así que su estómago se siente firme o duro. Es importante diferenciar las Braxton Hicks de las contracciones verdaderas. Las contracciones verdaderas serán más juntas, duran por un período de tiempo más largo y son dolorosas. Las contracciones verdaderas le quitarán el aliento. Una regla general es que si usted es capaz de llevar a cabo sus actividades normales, entonces con toda probabilidad son Braxton Hicks. Además, los médicos informan que las Braxton Hicks pueden ser causadas por la deshidratación, por lo que bebiendo mucha agua puede ayudar a eliminar este problema.
  • Molestias Comunes: hay otras molestias abdominales comunes que pueden ser experimentadas durante el embarazo y generalmente no son una amenaza. Su útero creciente, los virus estomacales, los cálculos renales o piedras en el riñón, fibroides, y sensibilidad a los alimentos, son formas válidas de dolor abdominal inofensivo.

Mientras que hay muchas causas inofensivas del dolor abdominal en el embarazo, algunas pueden ser más graves:

  • El embarazo ectópico: se da en 1 de cada 50 embarazos. Un embarazo ectópico es cuando el óvulo se implanta en cualquier lugar que no sea el útero. Muy a menudo, el huevo se implanta en la trompa de Falopio. Lamentablemente, un embarazo ectópico no puede continuar a término y requiere tratamiento médico. En el improbable caso de que usted tenga un embarazo ectópico, puede experimentar un intenso dolor y sangrado entre las semanas 6 y 10 de gestación. Las mujeres con mayor riesgo de un embarazo ectópico incluyen aquellas que han tenido un embarazo ectópico en el pasado, o han tenido endometriosis, una ligadura de trompas o un dispositivo intrauterino (DIU) en el momento de la concepción.
  • Desprendimiento prematuro de placenta: es una condición peligrosa en la que la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé. Un síntoma de desprendimiento prematuro de placenta es un dolor constante que hace que el estómago permanezca duro por un período prolongado sin alivio. Otra señal es un líquido sangriento o la ruptura prematura de las membranas. Otros síntomas pueden ser, dolor en el abdomen, dolor de espalda, o un flujo líquido que incluye rastos de sangre.
  • Aborto espontáneo: del 15 al 20 % de los embarazos terminan en aborto espontáneo, que es la forma más común de pérdida del embarazo. A veces denominado “aborto involuntario". El aborto espontáneo ocurre más a menudo en las primeras 13 semanas del embarazo. Los signos de un aborto involuntario incluyen de leves a graves dolores de espalda, contracciones verdaderas (que ocurren cada 5-20 minutos), sangrado de color marrón o rojo brillante con o sin calambres, tejido o material de coágulo que pasa de la vagina, y una disminución repentina de otros signos de embarazo.
  • Infección del tracto urinario (ITU): mientras que es fácilmente tratada durante el embarazo, si se ignora, una infección del tracto urinario puede causar complicaciones. Muy a menudo reconocido por el dolor, molestias y/o ardor al orinar, las infecciones urinarias también pueden producir dolor abdominal bajo. Si nota dolor en la espalda baja, los lados de su cuerpo debajo de sus costillas o por encima de su hueso pélvico, acompañado de fiebre, náuseas, sudoración o escalofríos, entonces, es posible que la ITU se haya extendido a los riñones. Si este es el caso, busque atención médica tan pronto como sea posible.
  • Preeclampsia: es una condición del embarazo caracterizada por hipertensión arterial y proteína en la orina después de 20 semanas de gestación . El dolor abdominal superior, generalmente debajo de las costillas del lado derecho, puede acompañar otros síntomas usados para diagnosticar la preeclampsia. Las náuseas, los vómitos y el aumento de la presión en el abdomen son síntomas adicionales que puede experimentar.

3.- Dolor de espalda

El embarazo tensiona su espalda y la postura del cuerpo. Para evitar o reducir los dolores de espalda, debería:

  • Mantenerse en buena forma física, caminar y estirarse frecuentemente.
  • Usar zapatos de tacón bajo.
  • Dormir de lado con una almohada entre las piernas.
  • Sentarse en una silla con un buen soporte para la espalda.
  • No permanecer de pie por mucho tiempo.
  • Flexionar las rodillas para levantar cosas: no doblarse por la cintura.
  • No levantar objetos pesados.
  • Evitar aumentar mucho de peso.
  • Usar calor o frío en la parte dolorida de la espalda.
  • Pedirle a alguien que le masajée o le frote la parte dolorida de la espalda. Si usted acude a un terapeuta o masajista profesional, hágale saber que está embarazada.
  • Hacer los ejercicios para la espalda que su médico sugiera para aliviar el estrés en la espalda y mantener una postura saludable.

4.- Dolores y molestias en las piernas

El peso adicional durante el embarazo puede producir dolor en las piernas y la espalda.

El cuerpo también produce una hormona que relaja los ligamentos de todo el cuerpo para prepararla para el parto. Consecuentemente, estos ligamentos flojos se lesionan con mayor facilidad, casi siempre en la espalda.

Los calambres en las piernas son comunes en los últimos meses del embarazo. Algunas veces, estirar las piernas antes de acostarse reduce estos calambres.

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE

Contenidos relacionados

¿Qué es el dolor ginecológico?

ver más

#DolorGinecológico

Dolor menstrual y alimentación

ver más

#AlimentaciónYDolor