Todo sobre el dolor Para pacientes y profesionales de la salud

Publicado: 20 de noviembre de 2017

Cómo evitar el dolor postural al conducir

Adoptar una postura cómoda durante la conducción no es lo mismo que hablar de relajación. Una postura cómoda supone, además de un antídoto contra el dolor, una garantía de seguridad ya que cuando nuestro cuerpo está correctamente situado no forzamos la posición de los brazos en el volante, aumentamos la capacidad de maniobra y, al cansarnos menos, reaccionamos con más agilidad ante cualquier imprevisto.

Cómo adoptar la posición correcta en unos sencillos pasos:

Distancia. Busque su separación óptima respecto al volante y a los pedales. La posición correcta de sus piernas se comprueba, con el coche parado, pisando el embrague a fondo: la pierna izquierda debe quedar ligeramente flexionada, no estirada. Las piernas deben estar siempre semi-flexionadas, incluso en circunstancias extremas, como por ejemplo una frenada de emergencia.

Altura. Regule el asiento hasta una altura que le permita visibilidad frontal completa. Sus ojos deben quedar a media altura del parabrisas, para ver hasta el final del capó delantero. Los brazos deben ir en la misma postura que las piernas. En esta posición podremos ser ágiles y precisos con el volante. Este debe ir correctamente colocado en cuanto a altura y profundidad. Si en nuestro puesto de conducción estiramos los brazos hasta tocar el volante, éste debe quedar a la altura de nuestra muñeca. Si su vehículo dispone de airbag, el espacio entre el cuerpo y el volante debe ser como máximo de 25 centímetros. Ésta es la distancia necesaria para que un airbag funcione correctamente.

Inclinación. El ajuste del respaldo es importante porque condiciona la movilidad de los brazos. La inclinación idónea es un poco más de 90º, de forma que pueda tocar la parte superior del volante con las muñecas, con la espalda apoyada en el respaldo. Con el objetivo de proteger el cuello en caso de accidente, la cabeza debe quedar un centímetro por debajo del reposacabezas y a cuatro centímetros como máximo de distancia. La espalda debe quedar siempre en contacto con el respaldo, lo más recta o vertical posible. De lo contrario, la fatiga y los dolores en los trayectos largos estarán garantizados. Las caderas deben quedar más bajas que las rodillas. Es aconsejable regular el asiento a la altura en la que quedemos lo más bajo posible siempre que veamos correctamente por encima del volante. Esta postura favorece nuestro campo de visión y protege en mayor medida nuestro cuerpo ante situaciones desagradables, como un vuelco. El cinturón de seguridad debe colocarse entre el pecho y el centro del hombro, ajustado a la cadera y dándole un tirón si fuera necesario al abrocharlo.

Actitud. Adopte siempre una actitud lo más relajada posible. Para conseguirlo es necesario salir con suficiente tiempo y concentrarse en la conducción. Si vamos nerviosos se agarrotan los músculos y acabamos adoptando posturas incorrectas y acumulando tensión innecesaria. Evite conducir encogido o demasiado estirado, ya que estas posiciones restan agilidad y precisión. Además, hay que asegurarse de que todos los elementos que vayamos a necesitar durante la conducción, como gafas de sol, pago de peajes o líquidos estén al alcance de la mano para prevenir distracciones o posturas demasiado forzadas.

En viajes de largo recorrido, el calzado y la ropa son factores muy importantes para evitar malas posturas que produzcan diversos tipos de dolor.

Calzado. Debe ser cómodo, flexible, sujetar el pie y con buen tacto para pisar los pedales con fuerza y precisión. Evite chanclas y sandalias, zapatos con tacón o rígidos. Asegúrese de que sus suelas están secas y limpias antes de conducir para no resbalar.

Ropa. Procure llevar ropa poco voluminosa. La abultada ropa de abrigo propia del invierno es poco recomendable ya que impide el correcto ajuste del cinturón de seguridad y le resta eficacia cuando entra en acción. Debe evitarse ropa demasiado ajustada y tejidos rígidos.

Una vez que estamos en ruta es muy importante descansar 20 minutos cada 2 horas o cada 150/200 kilometros de conducción, hidratarse correctamente, moverse o dar un pequeño paseo de unos 5 - 10 mininutos en cada parada.

AYÚDENOS A MEJORAR

Nos gustaría recibir sus sugerencias para mejorar este artículo.

ESCRIBIR UN MENSAJE

Contenidos relacionados

Yoga y dolor

ver más

#ActividadYDolor

Hábitos posturales

ver más

#ActividadYDolor

Viajar con dolor

ver más

#ActividadYDolor