Grünenthal utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, ofrecer contenidos personalizados y mejorar sus servicios. Puede consultar más información al respecto en nuestra política de privacidad. Al pulsar en el botón de “Aceptar” para cerrar este aviso, usted declara estar conforme con nuestras condiciones de uso.

OK

;

Dolor de cabeza y alimentación

06 de abril de 2016 Actualizado 03 de septiembre de 2017

Las migrañas afectan a entre un 8% y 20% de la población. Se tratan de dolores agudos que a menudo las personas que los padecen de forma habitual son capaces de relacionar con la ingesta de ciertos alimentos. Cambios en los hábitos de vida, disminución de las horas de sueño, saltarse comidas o el inicio de dietas pueden fomentar la aparición de este tipo de dolor.1

Las migrañas se han relacionado con la presencia de aminas que contienen ciertos alimentos de forma natural. Las aminas contienen nitrógeno que contribuyen a dar sabor y aroma a alimentos de origen animal y plantas. Se ha comprobado que las personas que padecen migrañas no son capaces de metabolizar con rapidez las aminas, que permanecen mayor tiempo en el cuerpo provocando dolores de cabeza.2,3

Se ha establecido claramente una relación entre migrañas y alimentos como:4,5

  • Quesos curados
  • Chocolate, café e infusiones
  • Bebidas alcohólicas
  • Alimentos en escabeche
  • Embutidos
  • Frutos secos
  • Conservas
  • Frutas como el aguacate, frambuesas y plátanos
  • Lentejas
  • Ciertos lácteos

Todos estos alimentos pueden o no afectar a las personas propensas a la migraña. Es importante llevar un control de la alimentación y observar cuales de estos y otros alimentos pueden producirlas.4

Por otra parte las frutas con vitamina B12 y vitamina C pueden ayudar a aliviar el dolor, así como la ingesta de ácidos grasos insaturados: 4

  • Pescados
  • Aceites vegetales
Más información: Cefaleas y migrañas

Comparta esta historia:

Contenido relacionado

Media:

La información proporcionada en Dolor.com no pretende sustituir el diagnóstico, el tratamiento o las recomendaciones de su médico. Si usted es un profesional sanitario, le recomendamos que lea atentamente las consideraciones generales para controlar el abordaje del dolor con cualquier fármaco que contenga un mecanismo de acción opioide.