Grünenthal utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, ofrecer contenidos personalizados y mejorar sus servicios. Puede consultar más información al respecto en nuestra política de privacidad. Al pulsar en el botón de “Aceptar” para cerrar este aviso, usted declara estar conforme con nuestras condiciones de uso.

OK

;

Artrosis u osteoartrosis

04 de abril de 2016 Última revisión: 16 de septiembre de 2021

La artrosis es una enfermedad que puede afectar diferentes articulaciones del cuerpo y está ocasionada por la lesión del cartílago articular.1

Las articulaciones son los componentes del esqueleto que nos permiten el movimiento y, por tanto, nuestra autonomía funcional, y están formadas por la unión de dos huesos a través de la cápsula articular. En el interior de las mismas existe, generalmente, un fluido llamado líquido sinovial que es producido por la membrana sinovial. Los extremos óseos que se unen para formar la articulación están recubiertos por el cartílago articular.2

Cuando este cartílago articular se lesiona, se produce dolor, rigidez e incapacidad funcional. Normalmente, la artrosis se localiza en la columna cervical y lumbar, algunas articulaciones del hombro y de los dedos de las manos, la cadera, la rodilla y la articulación del comienzo del dedo gordo del pie.2

Articulaciones afectadas artrosis

Figura 1: Principales articulaciones afectadas por la artrosis u osteoartrosis
Fuente: Banco de imágenes de Dolor.com

El deterioro del cartílago sucede en varias fases. En un primer momento, el cartílago se reblandece volviéndose frágil y quebradizo, pierde su elasticidad habitual y la capacidad de amortiguar. En una fase intermedia, se adelgaza y en determinadas zonas desaparece, dejando de recubrir y de proteger al hueso que está debajo. Finalmente, aparecen zonas en las que el hueso deja estar protegido por el cartílago por lo que los huesos que forman la articulación rozan produciendo dolor, rigidez y pérdida de la movilidad.1

Artrosis

Figura 2: Artrosis u osteoartrosis 
Fuente: Banco de imágenes de Dolor.com

Origen de la artrosis

La causa de la artrosis se considera que es la consecuencia de una suma de factores genéticos y ambientales aunque en algunos casos hay una causa clara como un traumatismo previo, una infección, una malformación congénita… En estos casos, se considera que la artrosis es secundaria (consecuencia) a este proceso.1 Entre los factores ambientales que aumentan el riesgo de padecer artrosis destacan la edad (a mayor edad más probabilidad de tener artrosis), el sexo (las mujeres tiene más artrosis que los hombres), la obesidad, determinadas ocupaciones o actividades laborales y el excesivo ejercicio físico que ocasionan sobrecarga de la articulación, ya sea por uso excesivo o inadecuado favoreciendo la lesión del cartílago.1

La artrosis no es debida a un clima determinado ni a los componentes de la dieta. Los pacientes pueden tener más dolor cuando hace mal tiempo (baja la presión atmosférica o hay más humedad) aunque esto no significa que la lesión artrósica haya empeorado.1

Prevalencia de la artrosis

Según el estudio EPISER 2016, la prevalencia global de la artrosis en la población ≥ 40 años es de 29,35%.3

En mayores de 65 años, la prevalencia aumenta al 80%. En mujeres, la prevalencia es el tripe que la de hombre. La incidencia es mayor en pacientes entre 60 y 70 años.4

  • La prevalencia de la artrosis cervical es de 10,10%.3
  • La prevalencia de la artrosis de columna lumbar es de 15,52%.3
  • La prevalencia de la artrosis de mano es de 7,73%3
  • La prevalencia de la artrosis de cadera es de 5,13%3
  • La prevalencia de la artrosis de rodilla es de 13,83%3

Síntomas de la artrosis

Es importante diferenciarla de la artritis, ya que en ésta es la inflamación la causante de la enfermedad y en la artrosis es el “desgaste”. Son dos enfermedades que cursan con dolor, en ocasiones hinchazón y rigidez, pero en la artrosis el dolor es de tipo mecánico (es decir, se desencadena con los movimientos y mejora con el reposo).2

El principal síntoma de la artrosis es el dolor, que suele empeorar cuando se realiza sobreesfuerzo y a medida que avanza el día. Una vez la enfermedad ya está evolucionada, el dolor puede aparecer en reposo o durante el descanso nocturno.1

Otro síntoma frecuente de la artrosis es la rigidez (le cuesta empezar a mover la articulación) y generalmente se manifiesta después estar un tiempo de reposo (sentado o acostado).1

Tanto el dolor como la rigidez pueden ocasionar un grado de discapacidad funcional que dificulta realizar ciertos movimientos con la articulación afectada.1

Los crujidos de la articulación con el movimiento, la deformidad, la hinchazón o el derrame de las articulaciones son otros síntomas que pueden aparecer. En ocasiones, se produce atrofia muscular por la disminución de la movilidad, contracturas musculares y dolor irradiado a brazos o piernas cuando la artrosis afecta a la columna cervical o lumbar y se produce pinzamiento de los nervios.1

Artrosis de cadera

La artrosis de la articulación de la cadera consiste en el deterioro del cartílago de esta articulación. Es relativamente frecuente, aunque no tanto como la artrosis de rodillas o de manos. En general, es propia de personas mayores, aunque puede aparecer antes de los 50 años, siendo excepcional en jóvenes.5 En la artrosis de cadera el dolor se localiza en la zona de la ingle. En ocasiones, el dolor baja por la cara anterior del muslo y también puede doler la rodilla, lo que puede hacer pensar al paciente que el problema está en la rodilla. Por tanto, es muy importante saber que el dolor de cadera no se localiza en la zona del cuerpo popularmente conocida como “las caderas”.5

Artrosis cadera

Figura 3: Artrosis u osteoartrosis de cadera
Fuente: Banco de imágenes de Dolor.com

Artrosis cervical

La artrosis cervical o cervicoartrosis se produce cuando se lesiona o degenera el cartílago de las articulaciones de la columna cervical. La artrosis cervical es muy frecuente en personas mayores a 50 años y en muchas ocasiones pasa desapercibida porque no produce síntomas.6

El síntoma más frecuente de la cervicoartrosis es el dolor del cuello (cervicalgia) que aparece con los movimientos. Además, los pacientes con cervicoartrosis suelen referir rigidez que dura poco tiempo y mejora con el movimiento.6

Artrosis cervical

Figura 4: Artrosis u osteoartrosis cervical
Fuente: Banco de imágenes de Dolor.com

Artrosis lumbar

La artrosis lumbar se produce cuando se lesiona o degenera el cartílago de las articulaciones de la columna lumbar.7

La columna lumbar está formada por cinco vértebras que se sitúan en la espalda, entre las costillas y la pelvis. La unión entre las vértebras contiguas se realiza mediante varias superficies articulares cubiertas por cartílago. Cuando ese cartílago se desgasta, se produce la artrosis lumbar.7

Los síntomas de la artrosis lumbar son el dolor, la rigidez y la limitación de la movilidad. El síntoma más frecuente de la artrosis lumbar es el dolor de características mecánicas, esto es, que aparece con el movimiento y la sobrecarga lumbar y mejora con el reposo.7

Artrosis lumbar

Figura 5: Artrosis u osteoartrosis de columna lumbar
Fuente: Banco de imágenes de Dolor.com

Artrosis de la mano

La artrosis de las articulaciones de las manos se produce por una desgaste del cartílago de estas articulaciones. Suele producir dolor, rigidez, dificultad para mover los dedos y deformidad. La edad de inicio habitualmente es entre los 40 y los 50 años, aunque hay casos de comienzo más tardío. Es más frecuente en mujeres aunque puede presentarse en ambos sexos.8

Artrosis de rodilla

La articulación de la rodilla la forma el fémur, por una parte, y por otra, la tibia y el peroné. Estas superficies están tapizadas por el cartílago articular. La artrosis de rodilla se caracteriza por el deterioro paulatino de este cartílago y conduce a la aparición de dolor con la actividad física, incapacidad variable para caminar y permanecer de pie, así como a deformidad progresiva de la rodilla. En general, es propia de personas mayores, aunque puede aparecer antes de los 50 años, siendo excepcional en jóvenes.9

Es característico de la artrosis de rodilla tener dolor y rigidez al intentar levantarse, después de estar un rato sentado. Este dolor y rigidez desaparecen inicialmente con los primeros pasos pero reaparece tras caminar una distancia más o menos variable. El dolor va cediendo poco a poco con el reposo.9

Artrosis de rodilla

Figura 6: Artrosis u osteoartrosis de rodilla
Fuente: Banco de imágenes de Dolor.com

Tratamiento de la artrosis

El objetivo del tratamiento de la artrosis es mejorar el dolor, retrasar la evolución de la enfermedad y mejorar la calidad de vida. Para ello, se dispone de varias alternativas: medidas físicas, fármacos y cirugía.1

MEDIDAS FÍSICAS

  1. Evitar la obesidad: aumenta el riesgo de padecer artrosis de rodilla y cadera y favorece su progresión. Para ello es conveniente llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio de manera regular.1
  2. Realizar ejercicio físico aeróbico habitualmente (caminar, nadar, bicicleta): ayuda al control de la enfermedad, a prevenir la atrofia muscular y a controlar el peso.1
  3. Aplicación de calor local: se puede aplicar en forma de baños de agua (en la artrosis de las manos) o mediante una manta eléctrica.1
  4. Utilización de férulas, bastón o plantillas: las férulas son útiles para mantener en reposo la articulación dolorida, como en la base del pulgar (muñequera) o en los dedos de los pies (plantillas). El calzado es muy importante en el caso de artrosis de pies; se aconseja zapato de suela blanda y gruesa para que absorba los impactos con un tacón no demasiado alto. En el caso de la artrosis de rodilla o cadera es recomendable el uso de un bastón o muleta (se lleva en la mano contraria al lado que duele).1

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

En cuanto a los medicamentos utilizados en la artrosis destacan 2 grandes grupos1:

  1. Fármacos analgésicos y antiinflamatorios de acción rápida: dentro de este grupo se incluye el paracetamol, los antiinflamatorios y los opioides como el tramadol. Generalmente, se suele iniciar el tratamiento con el paracetamol y si no se consigue controlar el dolor se añaden antiinflamatorios o bien, opioides en función de las características del paciente y los síntomas que presente. Los corticoides intraarticulares también son útiles como tratamiento de la artrosis, especialmente si se trata de pacientes con una única articulación afecta y que presenta signos inflamatorios.1
  2. Fármacos de acción lenta, también llamados SYSADOA (“Symptomatic Slow Action Drugs for Osteoarthritis”). Los fármacos incluidos en este grupo, además de controlar el dolor, ayudan a preservar el cartílago y frenar la evolución de la enfermedad. Los fármacos incluidos en este grupo son: condroitín sulfato, sulfato de glucosamina y diacereína que se administran por vía oral y el ácido hialurónico que se administra mediante una infiltración dentro de la articulación afectada (sobre todo cadera o rodilla).1
Uso responsable
Comparta esta historia:

Contenido relacionado

Media:

  • Referencias

    1. Artrosis. [Internet]. Sociedad Española de Reumatología. 2017. [Citado 6 ago 2021]. Disponible en: https://inforeuma.com/wp-content/uploads/2017/04/56_Artrosis_ENFERMEDADES-A4-v04.pdf

    2. Artrosis: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamiento. [Internet]. Fundación Española de Reumatología. [Citado 6 ago 2021]. Disponible en: https://inforeuma.com/enfermedades-reumaticas/artrosis/

    3. Blanco García FJ, Silva-Díaz M, Quevedo Vila V, Seoane-Mato D, Pérez Ruiz F, Juan-Mas A, et al. Prevalencia de artrosis sintomática en España: Estudio EPISER2016. Reumatol Clin. 2020:S1699-258X(20)30023-1

    4. Giménez Basallote S, Caballero Vega J, Martín Jiménez JA, Sánchez Fierro J, García García A. Guía práctica para el tratamiento en Atención Primaria en la artrosis en paciente con comorbilidad. [Internet]. Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). 2016. [Citado 23 ago 2021]. Disponible en: https://www.semg.es/images/stories/recursos/2017/documentos/guia_tto_artrosis.pdf

    5. Artrosis de cadera: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamiento. [Internet]. Fundación Española de Reumatología. [Citado 6 ago 2021]. Disponible en: https://inforeuma.com/enfermedades-reumaticas/artrosis-de-cadera/

    6. Artrosis cervical: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamiento. [Internet]. Fundación Española de Reumatología. [Citado 6 ago 2021]. Disponible en: https://inforeuma.com/enfermedades-reumaticas/artrosis-cervical/

    7. Artrosis lumbar: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamiento. [Internet]. Fundación Española de Reumatología. [Citado 6 ago 2021]. Disponible en: https://inforeuma.com/enfermedades-reumaticas/artrosis-lumbar/

    8. Artrosis de mano: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamiento. [Internet]. Fundación Española de Reumatología. [Citado 6 ago 2021]. Disponible en: https://inforeuma.com/enfermedades-reumaticas/artrosis-de-manos/

    9. Artrosis de rodilla: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamiento. [Internet]. Fundación Española de Reumatología. [Citado 6 ago 2021]. Disponible en: https://inforeuma.com/enfermedades-reumaticas/artrosis-de-rodilla/

La información proporcionada en Dolor.com no pretende sustituir el diagnóstico, el tratamiento o las recomendaciones de su médico. Si usted es un profesional sanitario, le recomendamos que lea atentamente las consideraciones generales para controlar el abordaje del dolor con cualquier fármaco que contenga un mecanismo de acción opioide.